McLaren, Mercedes o un año sabático

El dominó se ha puesto en marcha en la Fórmula 1. Con nocturnidad y alevosía, Sebastian Vettel aprovechó el pase al hueco de Fernando Alonso, recibió la llamada de Ferrari y allí mismo, en la habitación de Christian Horner en el hotel del equipo, a las 10 de la noche del viernes y con lágrimas en los ojos, le dijo que quería dejar el equipo. Leer

Puedes leer el resto de la noticia en marca.com haciendo clic aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>